903 actores y 43410 peliculas Novedades  |   Actores  |   Películas  |   Notícias  |   Contacta  

Home > Biografia del actor Juan Antonio de Zunzunegui   


Juan Antonio de Zunzunegui


Juan Antonio de Zunzunegui (Juan Antonio Zunzunegui y Loredo, 1901 - 1982) Novelista español, nacido en Portugalete (Vizcaya) y fallecido en Madrid.
Hijo de un industrial vasco, Juan Antonio de Zunzunegui cursó el bachillerato en un colegio de jesuitas y leyes y filosofía en las universidades de Deusto, Salamanca y Madrid.
Discípulo de Miguel de Unamuno en Salamanca, fue un admirador de los clásicos españoles: san Juan de la Cruz, Cervantes, Quevedo, etc.
Después de publicar en 1926 Vida y paisaje de Bilbao y en 1931 Chiripi, se inició en una producción narrativa que él llamó de «pequeño tonelaje», en la que se incluyen Tres en uno o la dichosa honra (1935), El hombre que iba para estatua (1941) y Dos hombres y dos mujeres en medio (1944).
En 1939 se instaló en Madrid y comenzó a escribir una amplia serie de novelas de «gran tonelaje», que se inicia con El chiplichandle (1940), a la que siguieron: ¡Ay...
estos hijos! (1943), premio Fastenrath de la Real Academia, El barco de la muerte (1945), La quiebra (1947), La úlcera (1948), premio Nacional de Literatura, Las ratas del barco (1950), El supremo bien (1951), premios Álvarez Quintero de la Real Academia y Mundo Hispánico del Instituto de Cultura Hispánica, Esta oscura desbandada (1952), premio Larragoiti, La vida como es (1954), El hijo hecho a contrata (1956), El camión justiciero (1956), Los caminos del Señor (1959), Una mujer sobre la tierra (1959), El mundo sigue (1960), El premio (1962), Todo quedó en casa (1965), Un hombre entre dos mujeres (1966), Una ricahembra (1970), El contrabando (1971) y La hija malograda (1972).
En ellas, según indica el propio Zunzunegui, ha «introducido en la novela española la rapidez del cine en la descripción de los paisajes y los interiores; y también más abundancia de diálogo, donde se ven más los personajes, donde se desnudan más sus almas».
Luis de Castresana lo definió así: «Quedó un poco alejado del gusto actual, quedó quizás un poco excesivamente tradicional para los nuevos rumbos de la novelística.
Pero en su género, en su estilo personal, inconfundible, construyó una auténtica flota de verdadera importancia literaria.
Tenía su propio estilo, su particular concepción de la novela y llevó su autenticidad hasta sus últimas consecuencias, fiel a sí mismo más que al gusto cambiante del público.» El estilo pulido y de moldes tradicionales, su gran aliento narrativo y la densidad de su producción, que comenzaría en 1969 a reunirse en Obras completas (9 vols.), le valieron la consideración de miembro de la Real Academia Española en 1957.




Reglas de uso    |    Privacidad